¿Cómo elegir casa para rentar?

Muchas personas se han preguntado si invertir en bienes raíces es una buena decisión, y la respuesta siempre será: sí, lo es.

Las bienes raíces abren muchas posibilidades de inversión, y una de las más interesantes es la inversión para renta. Si se hace la compra correcta, tus resultados te darán una renta fija de alquiler que podrás disfrutar por varios años. ¿Cómo elegir una casa para rentar? Nosotros te decimos.

 1. Estado de la propiedad

La casa debe de contar con los servicios básicos de alumbrado público, electricidad, agua potable, entre otros. Es importante que verifique qué tan cuidada está la casa, si cuenta con equipamientos que generen comodidad a los inquilinos, como aires acondicionados y calentador de agua.

Una propiedad que no es nueva puede generar varios gastos extra que terminarán encareciendo considerablemente el precio inicial, así que siempre es más recomendable comprar una propiedad nueva.
¡Pon atención a los detalles!

2. Ubicación privilegiada

Es importante considerar que la ubicación es un factor que influye directamente en la plusvalía de los inmuebles, ya que se gana valor si está ubicada en zonas populares o con buena conectividad y buenas vías de comunicación. Todo esto, además. asegura una renta más pronto.

Piensa en el tipo de inquilinos a los que podrías rentarles, pues tener una buena conectividad aumenta los perfiles de los posibles interesados. Si son estudiantes, querrán estar a una distancia corta de su escuela, lo mismo para las familias con hijos.

3. Piensa como inversionista

Ten en cuenta la rentabilidad esperada de tu inversión, el riesgo y el tiempo que tardarás en recuperar tu capital inicial. Considera lo que se obtenga del ingreso de renta, restando los gastos de mantenimiento e impuestos; junto con la valorización anual de la propiedad, esto se convierte en tu rentabilidad.

Busca proyectos con potencial, que te aseguren aún más la rentabilidad a la hora de rentar o vender. Asegúrate de diversificar tu portafolio con varias propiedades, para que tu negocio de renta funcione por un largo tiempo.

4. Precio

El costo de la propiedad dependerá de muchas cosas, entre los que está la zona y el tamaño, pero recuerda que el precio debe ser equivalente al pago mensual que piensas cobrar. La recomendación es que ahorres al menos el 20% del valor del inmueble para el enganche y gastos notariales.

Ser arrendador de un inmueble también tiene otros gastos, como los servicios públicos (agua y luz eléctrica), los impuestos, el pago de mantenimiento y reparaciones. Estos gastos puedes incluirlos en la renta o hacer que los inquilinos se hagan cargo de pagar algunos.

Comprar bienes raíces para rentar es una decisión inmobiliaria muy inteligente, pero requiere de una investigación de tu parte para que realmente elijas la propiedad adecuada.

Esperamos que este artículo te ayude y aclare tus dudas. Si quieres comenzar un negocio de rentas, pero no sabes por dónde comenzar, contacta con nuestros asesores para que te guíen hacia la mejor decisión.

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.