¿Cómo usar un crédito hipotecario bancario?

¿Alguna vez te preguntaste cómo solventar los pagos de tu siguiente compra inmobiliaria? La realidad es que muchas veces no es posible adquirir una casa con un pago de contado.

Un crédito hipotecario es propiamente un préstamo que se realiza a un plazo determinado por parte de una institución financiera, bajo un contrato que estipula el pago a ciertos plazos, y con un porcentaje de interés.

¿Cuáles son los requisitos para un crédito hipotecario?

Los requisitos para obtener un crédito hipotecario bancario pueden variar entre instituciones y tipos de financiamientos, pero algunos de los más comunes e importantes son:

  • Edad: Al tratarse de un compromiso grande y longevo, la mayoría busca que el cliente sea mayor de edad y tenga menos de 64 años. En algunos casos, la edad mínima requerida es de 25 años.
  • Historial crediticio: Demostrar un pasado con créditos y préstamos pagados con responsabilidad te convierte en un buen candidato.
  • Enganche: La suma inicial que pagarás por comprar tu inmueble.
  • Relación laboral vigente de 1 a 3 años: Este tiempo puede ser solicitado de dos maneras: sumarse con el empleo antiguo si recientemente cambiaste de compañía, y contar con cierta continuidad (entre 3 y 6 meses) en tu empleo actual, o laborar para la misma entidad sin interrupciones.
  • Aval: Una persona que de forma solidaria participe junto a ti en el préstamo.

Pasos a seguir al buscar un crédito hipotecario bancario:

  • Elegir una propiedad que esté dentro de tus posibilidades.
  • Compara las opciones, planes y esquemas que ofrecen las distintas instituciones bancarias. Es responsabilidad de los clientes revisar cuál es el que se adapta mejor a sus situación y necesidades.
  • Es importante tener en cuenta que los créditos hipotecarios vienen con costos y gastos extras ,que debes considerar más allá del pago del préstamo, los intereses y los seguros. No olvides que el dinero que tienes ahorrado debe servirte para cubrir una parte del costo de la propiedad, pero también debe pagar por esos gastos asociados.
  • No olvides que con los créditos de plazos largos los pagos mensuales son menores, pero se paga más dinero al final.
  • No te olvides de revisar las penalizaciones descritas en los contratos.
¿Qué pasa si dejo de pagar mi hipoteca?

No debes de olvidar que tu inmueble queda como garantía, así que toma en cuenta que si dejas de pagar tu hipoteca sucedería lo siguiente:

  •  Al primer mes de atraso se generarán intereses que suelen ser mayores a los que pagas por el crédito.
  • A los tres meses, tu tasa de interés se congelará, pero seguirás acumulando intereses moratorios.
  • Después de los tres meses, la institución financiera que te haya otorgado el crédito iniciará con un juicio mediante el cual podrías perder tu casa.

Al momento de elegir un crédito hipotecario, te recomendamos analizar bien todos sus detalles. Es importante que evalúes los tipos de crédito que te están ofreciendo, en qué condiciones, el tipo de tasa de interés, entre otras cosas y posteriormente tomes una decisión que te favorezca.

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.